Sitio web dedicado a dar a conocer la vida y la obra de San Pío de Pietrelcina

 El Padre  Pío: un Cristo entre nosotros

Una página de Laureano Benítez Grande-Caballero

     autor de tres libros sobre el Padre Pío:

      El autor se ofrece para dar conferencias de manera  gratuita en cualquier lugar de España

Contactar: laure.grande@hotmail.com

Tf: 671573374

Otras obras el autor en: www.laureanobenitez.com

 

Últimos libros publicados

               

                                  Ver libro                                       Ver libro

 

 

Su vida y sus enseñanzas

 

Algunas cartas

 

 

 

 

 

Películas y documentales

 

Imágenes

 

Voz del Padre Pío

 

PENSAMIENTOS  DEL  PADRE  PÍO

Si deseas recibir por email  un pensamiento del Padre Pío para cada día, ve a la página:  

http://www.padrepiogroup.org/--como-funciona-un-pensamiento-de-padre-

piacuteo-para-cada-diacutea.html

 

1.    Dios

·        Amar a Dios es el mayor deber de la vida, y yo lo comprendí desde niño, como lo comprenden aún muchos niños, todavía no emponzoñados por el mundo.  

·        El Padre Pío detestaba la máxima: «Cada uno para sí; Dios para todos». La encontraba egoísta, demasiado de este mundo que sólo piensa en sí mismo. Él ponía esta otra de su cosecha: «Dios para todos, pero nadie para sí solo».  

  • Todo es posible para Dios, cuando Él lo quiere.

·        Preferiría ser hecho mil pedazos antes que ofender a Dios, lo más mínimo, una sola vez.

·        El peor insulto que se puede hacer a Dios es dudar de Él.

·        Dios trabaja en tu alma para alcanzar su fin maravilloso, que es consumar tu transfiguración en Él.

·        No te afanes buscando a Dios lejos de ti: está dentro de ti, contigo, en tus gemidos; mientras le buscas, Él está como una madre, que incita a su hijo a que le busque mientras ella se encuentra detrás, y con sus manos le impide que llegue.

·        Dios está en ti y contigo: ¿qué temes? El temor angustioso de haberlo perdido es un argumento cierto y evidente de que mora en ti.

·        Que el mundo se trastorne de arriba abajo, que todo sea anegado en tinieblas… ¿qué importa?: entre los truenos y nubarrones, Dios está contigo.

·        El buen Dios me encontró a mí, solitario y en oración. Llamó a la puerta de mi corazón y yo lo acogí, pensando que era un deber el hospedar al Señor que me había creado.

·        ¡Problemas importantísimos son éstos de los últimos tiempos, tan pecaminosos y tan llenos de escándalos! Se vive como si Dios no existiese y aquellos que conocen la existencia divina intentan huir de la mirada de Dios, a fin de ahorrarse preocupaciones en la justificación de su conducta extraviada.

·        Amar a Dios es complacerle, y no vale la pena preocuparse por el resto, sabiendo que Dios tendrá cuidado de nosotros más de lo que se puede decir o imaginar.

·        El hombre es tan soberbio que, teniendo medios y salud, cree ser Dios, incluso superior a Él. Cuando, por cualquier razón, se encuentra ante su nulidad, solamente entonces se acuerda que existe un Ser Supremo.

·        ¿Qué teméis, hijos míos? Escuchad lo que el Señor dijo a Abraham y, en él, a vosotros: «No temáis, soy vuestro protector». ¿No buscáis a Dios? Lo poseéis, no miento. Se deben al demonio las perplejidades del espíritu que experimentáis. Dios las permite no porque os odie, sino porque os ama.

·        Servimos a Dios solamente cuando lo servimos como quiere ser servido.

·        ¿Cómo es posible ver a Dios entristecerse por el mal y no entristecerse también uno?

·        Vengan cataclismos y se sumerja el mundo en tinieblas, humos y estrépitos... Dios está con vosotros.

·        Pero si Dios habita en las tinieblas y en el Sinaí, entre relámpagos y truenos, ¿no estaremos contentos cerca de Él?

·        El eje de un reloj, como Dios, está inamovible, y las agujas corren ligadas al centro, midiendo el tiempo. En resumidas cuentas, el espacio que separa los números del centro, carece de importancia: Dios es el centro, los números son las almas, pero hay también un Padre Pío que sirve de puente.

·        Es tal el orgullo del hombre, que cuando es feliz y poderoso se cree igual a Dios. Pero, en la desgracia, librado a sus solas fuerzas, se acuerda del Ser Supremo.

·        El hombre tiene un espíritu, un cerebro para razonar, un corazón para sentir, y tiene un alma. El corazón puede estar regido por la cabeza, pero el alma no. Por lo tanto, debe existir un Ser Supremo que la dirija.

·        La ciencia, hijo mío, por más que sea grande es siempre poca cosa: es menos que nada, comparada con el formidable misterio de la divinidad. Hay que transitar otros caminos

·        En el mundo todo tiene límites. Sólo Dios no tiene límites: ni pasado, ni futuro. Él es el Increado, el Omnipotente, el Omnisciente, el Abismo Infinito que no se llena jamás. No podéis, por lo tanto, evitar su mirada sobre vosotros.

·        Si Dios nos quita todo lo que nos ha dado, quedamos sólo con nuestros harapos.

·        No dejo de recordar siempre que Dios todo lo ve y al final juzga

·        Es cierto que nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos... También es cierto que nunca sabremos lo que nos hemos perdido hasta que Él llega.  

2.                Jesús 

 

·        El corazón de Jesús sea el centro de todas tus inspiraciones

·        No, no temáis. Camináis por el mar entre los vientos y las olas, pero acordaos de que estáis con Jesús. ¿Quién puede temer? Pero si el temor os sorprende, gritad fuerte: «¡Señor, sálvame!» Él extenderá su mano: agarradla fuertemente, y caminad con alegría.

·        Jesús, te quiero muchísimo; es inútil que te lo repita, te quiero mucho.

·        Sé constantemente risueño en la abnegación y la inmolación, y Jesús te sonreirá siempre más

·        Pensemos en el amor que Jesús nos tiene y en su interés por nuestro bienestar, y estemos tranquilos, no dudando que Él, con cuidado paternal, nos asistirá siempre contra todos nuestros enemigos.

·        No te pido otra cosa que tu Corazón para reposar. No deseo sino participar en tu Santa Agonía. ¡Ojalá pudiera mi alma emborracharse con tu sangre y sustentarse con el pan de tu dolor

·        Jesús derramó y sigue derramando todos los días lágrimas de sangre por la ingratitud humana.

·        Mi vida es Cristo: vivo para Jesús, para su gloria, para servirlo, para quererlo.

·        Mi corazón es tuyo, Oh Jesús mío: toma, pues, mi corazón, llénalo de tu amor, y después mándame lo que quieras.

·        Jesús, mi suspiro y mi vida, mientras hoy te elevo en un misterio de amor, te pido poder ser, para ti, un sacerdote santo y una víctima perfecta.

·        «¡Cuántas veces ¾me dijo Jesús hace poco¾ me habrías abandonado, hijo mío, si no te hubiera crucificado».

·        Las almas no se nos dan como regalo: se compran. ¿Ignoráis lo que le costaron a Jesús? Pues bien, siempre es preciso pagar con esa misma moneda.

·        Te recomiendo insistir para hacer progresar el amor y la preocupación hacia aquel acto supremo del infinito amor que prodigó Jesús dándose a Sí mismo, todo entero y sin límites, a las almas.

·        Jesús está siempre contigo, incluso cuando te parezca que no lo sientes. Y nunca está más cerca de ti que en las luchas espirituales. Siempre está allí, cerca de ti, animándote a librar con valentía la batalla; está allí para parar los golpes del enemigo, a fin de que no te alcancen.

·        ¡Que se sienta esta gratitud hacia Jesús Eucaristía y que se ponga en práctica! ¡El Tabernáculo es la fuente de la vida! ¡Es sostén, paz, ayuda y consuelo de las almas fatigadas!

·        Se ha enamorado Él tanto de mi corazón, que me hace arder todo en su fuego divino, en su fuego de amor. ¿Qué es este fuego que me consume todo? Si Jesús nos hace estar así de felices en la tierra… ¿Cómo será en el cielo?

·        ¡Qué bueno es Jesús conmigo! ¡Qué preciosos momentos son éstos: es una felicidad que no sé a qué compararla; es una felicidad que Dios me da a gustar casi sólo en las aflicciones. Entre muchos sufrimientos soy feliz, porque me parece  sentir mi corazón palpitar con el de Jesús.

·        Jesús sea el consuelo, la fortaleza y la recompensa en el tiempo y por toda la eternidad bienaventurada, no sólo para mí, sino también para todas aquellas almas a quienes yo quiero con ternura paternal

·        En todo pobre está Jesús agonizante; en todo enfermo está Jesús sufriente; en todo enfermo pobre está Jesús dos veces presente.

·        Me pregunto cómo es posible que haya almas que no sientan quemar en su pecho el fuego divino, especialmente cuando se encuentran delante de Él en el Santísimo Sacramento.

·        Del Tabernáculo se sacan todos los tesoros: el alma se santifica y vive transformada en Dios. Si no se experimenta hambre y sed de Dios Vivo, se vive una vida vacía, oscura, que no hace ningún progreso.

·        Tengo tanta confianza en Jesús que, si viera el infierno abierto delante de mí, no desesperaría, confiaría en Él.

·        Mi corazón está rebosante de alegría y se siente cada vez más fuerte al encontrar cualquier aflicción, en caso de que se trate de obedecer a Jesús.

·        Lo importante es caminar con sencillez ante el Señor. No pidas cuenta a Dios, ni le digas jamás “¿por qué?”, aunque te haga pasar por el desierto Una sola cosa es necesaria: estar cerca de Jesús. Si nos cita en la noche, no rehusemos las tinieblas.

·        ¡Oh, si las almas conociesen bien y apreciasen el gran don de Dios que se quedó viviente en la tierra, cómo vivirían la vida de otro modo!

·        El amor no se esconde sino para fomentar el amor. Jesús no pide imposibles. Dile: «¿Quieres que te ame más? Dame más amor y te ofreceré más amor

·        ¿Puede alguien sentirse infeliz, si Jesús se le ha dado en herencia?

·        Lo que más me hiere es el pensamiento de Jesús sacramentado. El corazón se siente como atraído por una fuerza superior. Tengo tal hambre y sed antes de recibirlo, que poco me falta para morir de preocupación.

·        En la vida espiritual, cuanto más se corre menos se nota el cansancio. Más aún, la paz, preludio del gozo eterno, nos inundará, seremos verdaderamente dichosos y fuertes a medida que, esforzándonos constantemente, dejemos vivir a Cristo en nosotros, despojándonos de nosotros mismos.

·        Camina siempre bajo la mirada del Buen Pastor, y evitarás pastizales envenenados.

·        Sed constantes, permaneced en la nave en que os ha embarcado y, aunque vengan tempestades, Jesús está con vosotros, y no pereceréis.

·        Hijos míos, Jesús sea siempre el centro de nuestras aspiraciones, nos consuele en las tristezas, nos sostenga con su gracia, ilumine nuestra mente e inflame nuestro corazón de amor divino: Esta es, en síntesis, mi asidua plegaria por vosotros y por mí ante Jesús. Él, con su infinita bondad, se digne escucharla y atenderla.

·        Si nos sobreviene alguna languidez de espíritu, corramos a los pies de Jesús en el Sacramento y pongámonos entre los celestes perfumes y seremos, indudablemente, revigorizados.

·        Respecto a dudar de si en vosotros está el divino amor, os suplico que no os preocupéis, porque Jesús está con vosotros y, donde Él está, no puede no encontrarse el reino de su amor. Para convenceros baste vuestro continuo aspirar a Él. ¿Es posible que Jesús esté lejos, mientras le llamáis, le rezáis y le buscáis? ¿Cómo es posible que el amor divino no esté en vosotros, mientras, como el ciervo sediento, corréis a la fuente eterna de agua viva? Desechad, por lo tanto, toda duda. Calmad vuestras ansias.

·        Repítele continuamente también tú al dulcísimo Jesús: quiero vivir muriendo, para que de la muerte surja la vida que ya no muere, y la vida resucite a los muertos.

·        Besa con afecto y frecuentemente a Jesús, así repararás el sacrílego beso de Judas, el apóstol traidor.

·        Confieso que para mí es una gran desgracia no saber expresar y explicar este volcán eternamente encendido que me quema, y que Jesús hizo nacer en este corazón tan pequeño.

·        Sé que nadie puede amar dignamente a Dios, pero cuando alguien se esfuerza al máximo y confía en la Divina Misericordia, ¿por qué va a rechazarlo el Señor? ¿No nos ha mandado Él amar a Dios como mejor podamos? Si le habéis entregado y consagrado todo a Dios, ¿por qué temer? ¿Tal vez por no poder amarle más? ¡Jesús no pide cosas imposibles! Por otra parte, decidle al Buen Dios que supla Él lo que os falta, y sin duda le complaceréis.

·        Las almas que aman a Jesús deben tratar de asemejarse a su eterno y divino modelo. Jesús llegó a sentirse solo. En su humanidad quiso experimentar la incomprensible pena de sentirse abandonado hasta de Su Padre Celestial.

·        No temáis, Jesús es más poderoso que el infierno. Al solo recuerdo de su nombre, todos, en el cielo y la tierra, caen de rodillas ante Jesús, consuelo de los buenos y terror de los impíos.

·        Caminad entre vientos y mareas, pero con Jesús.

·        Sed constantes en vuestros propósitos, permaneced en la nave en que os ha embarcado y, aunque vengan tempestades, Jesús está con vosotros, y no pereceréis. Él dormirá, pero en el momento de peligro se despertará y os calmará.

·        Es para conmoverse de agradecimiento el sublime misterio que atrae al Corazón de Jesús hacia su criatura. Se ha dignado encarnarse, vivir con nosotros nuestra mísera vida. Esforcémonos en considerar dignamente su tenaz entusiasmo y la dureza de su apostolado, en recordar lo horroroso de su Pasión, de su Martirio, en adorar su Sangre, realmente ofrecida, hasta la última gota, para redimir el género humano.  

·        Para revestirse de Jesús, es necesario despojarse de uno mismo.

·        Pon dulcemente tu corazón en las llagas de nuestro Señor.

·        Jesús conforta siempre al que confía y espera en Él.

·        Jesús y tú, de mutuo acuerdo, tenéis que cultivar la viña: tú debes quitar y transportar las piedras, y arrancar las espinas; Jesús sembrará, plantará, cultivará, regará… También en tu trabajo colabora Jesús. Sin Él nada podrías hacer.

·        ¿Os acongojáis si Jesús, para conduciros a la patria celestial, os hace caminar a campo traviesa o por desiertos, cuando por unos y otros conseguiréis igualmente la felicidad eterna?

·        Tended siempre a Dios. Soy, en Él, más vuestro de lo que podéis creer. El dulce Jesús descanse siempre en vuestro corazón y os permita descansar también a sus pies. Jesús sea vuestra fuerza.

·        ¡Se debe ir a Jesús con verdadera fe, y no por rutina, como para olvidarlo cuanto antes! ¡Vivid de la fe, de aquella fe viva que eleva las almas a las cosas sublimes, en vez de sumergirse demasiado en la tierra!

·        Si las almas no se acercan con frecuencia al fuego eucarístico, permanecen frías, sin aliento, tibias, sin méritos. Y ¿qué consuelo puede recibir Jesús de esas almas que no tienen la fuerza de volar sobre todo lo creado?

·        Si Jesús se manifiesta a vosotros, dadle  gracias; si se oculta a vuestra vista, dadle también las gracias. Todo esto compone el yugo del amor.

 

3.               María

 

·        María sufrió atrozmente ante su Hijo Crucificado; sin embargo, no puedes decir que Ella se hallase abandonada. Más aún, jamás había amado tanto a su Hijo como entonces, que ni siquiera podía llorar.

·        Te recomiendo ocuparte actualmente de cómo poder honrar siempre más a la gran Madre de Dios y Madre nuestra.

·        Oye, Madre, yo te quiero más que a todas las criaturas de la tierra y del cielo... después de Jesús, claro. Te quiero tanto… Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte… Sí, eres hermosa, Madre mía… Si no hubiera fe los hombres te llamarían diosa. Tus ojos resplandecen más que el sol. Eres hermosa, Madre: ¡te quiero! 

·        Sólo siento no poseer medios suficientes para mostrarme agradecido a nuestra hermosa Virgen María, por cuya intercesión no dudo en absoluto haber recibido mucha fuerza de parte del Señor para soportar con verdadera resignación tantos padecimientos a los que me he visto sometido día tras día.

·        Nuestro común enemigo sigue haciéndome la guerra y hasta la fecha no ha dado ninguna señal de querer retirarse y darse por vencido. Me quiere perder a toda costa, pero me siento muy obligado a nuestra Madre María al rechazar estas insidias del enemigo.

·        Cuando me encuentro en su presencia y en la de Jesús… me siento arder sin fuego. Me siento unido, atado al Hijo por medio de esta Madre, sin ver las cadenas que me tienen aprisionado. Me consumen mil llamas. Seguro de esta protección maternal, confío ciegamente en la victoria:

·        El enemigo es muy fuerte… pero loado sea Dios, que ha puesto la fuente de mi salud, el éxito de la victoria, en manos de nuestra Madre celestial. Protegido y guiado por tan tierna Madre, seguiré combatiendo hasta que Dios quiera, seguro y lleno de confianza en que, con esta Madre, jamás sucumbiré.

·        ¡Cuántas veces le he confiado, a esta Madre, las penosas ansiedades de mi corazón agitado! ¡Y cuántas veces me ha consolado!... En las mayores aflicciones me parece tener una madre muy piadosa en el cielo.

·        Querría tener una voz fuerte para invitar a los pecadores de todo el mundo a querer a la Madonna.

 

·        En el cielo estoy en constante coloquio con Dios para salvar las almas, pero especialmente recurro a la Reina del Cielo y de la tierra, María. Junto a ella desempeño mi misión.

·        ¡Implorad la protección de mi Madre y tened confianza en Mí!... Mi Madre os ha dicho que ella es la Mediadora de todas las gracias.

·        Seamos inmensamente gratos a la Virgen: ¡Ella nos dio a Jesús!

·        Te dejo, oh hermano, este legado: el Crucifijo, la Eucaristía, el Corazón Inmaculado de María y las almas que hay que salvar.

·        No os entreguéis de tal manera a la actividad de Marta que lleguéis a olvidar el silencio y la entrega da María. La Virgen, que tan bien encarna a una y a otra, os sirva de suave modelo y os inspire.

·        ¡Que la Virgen, clemente y piadosa, continúe obteniéndoos de la inefable bondad del Señor fuerza para afrontar hasta el final las pruebas de amor que os sobrevengan!

·        ¡Amen a la Virgen y háganla amar! ¡Reciten siempre el Rosario!

·        Si estuvieses en el cielo y vieras todo lo impuro que hay en el corazón del hombre, y cómo el hombre quisiera desbaratar los planes de Dios manifestados en la Redención humana por medio de María Inmaculada, desearías precipitarte, si te fuese posible, sobre la tierra, para manifestar al mundo la verdad infalible del Verbo Encarnado en el seno purísimo de la Virgen María, por obra y virtud del Espíritu Santo.

 

4.  La cruz

 

·        La vida es un calvario. Conviene subirlo alegremente. 

·        Que siempre seamos amigos de la cruz, que nunca huyamos de Ella, porque quien huye de la cruz huye de Jesús, y quien huye de Jesús nunca encontrará la felicidad.

·        Ten sobre tu corazón a Jesucristo crucificado, y todas las cruces de este mundo te parecerán rosas.

·        ¿No es acaso la Cruz la prueba infalible del gran amor de Dios a un alma?

·        Sí, consolémonos al vernos cada vez más oprimidos por las aflicciones: demos gracias a la divina piedad que nos hace partícipes de la pasión y muerte de nuestro Divino Maestro y, hasta que no se pueda decir de nosotros «este cristiano es otro Cristo», no nos detengamos hasta subir el Calvario.

·        Es una gracia de Dios el tener la sabiduría de la cruz. Y, cuando tengamos la sabiduría de la cruz, tendremos esa otra gran cosa que sólo la cruz da: la alegría de la cruz.

·        Me encuentro levantado no sé cómo en el ara de la Cruz desde el día de la fiesta de los santos Apóstoles, sin jamás descender ni por un instante. Anteriormente era interrumpido el suplicio algún instante, pero, desde aquel día hasta aquí, el sufrimiento es continuo, sin interrupción alguna. Y este penar va siempre en aumento. ¡Fiat!

·        Si Dios nos somete a una cruz muy pesada, y nos da la fuerza necesaria para soportarla con mérito, son signos inequívocos y únicos de su amor por nosotros. Esa cruz muy pesada a veces pueden ser problemas de salud, problemas familiares… también pueden ser incomprensiones, tentaciones, o tribulaciones de distinto tipo... Nosotros debemos pedir esas cruces. Pensemos esto: son signos inequívocos y únicos de su amor por nosotros.

·        Sigamos al Divino Maestro a lo largo de la cuesta del calvario cargando con nuestra cruz, y, cuando él crea conveniente clavarnos en la cruz, démosle gracias, y considerémonos afortunados por tanto honor que nos ha sido concedido, sabiendo que el estar crucificado con Jesús es un acto mucho más perfecto que el simple contemplar a Jesús en la cruz. Por eso, no hay que asustarse por la cruz. Hay almas que no avanzan en la vida espiritual por miedo a la cruz. Más aún, hay almas que retroceden, incluso hay almas que abandonan a Cristo porque le tienen miedo a la cruz.

·        Que la cruz no te asuste. La más grande prueba de amor consiste en padecer por el amado; y si Dios, por tanto amor, sufrió tanto dolor, el dolor que se sufre por Él se vuelve amable en cuanto al amor.

·        Jesús nunca está sin la cruz, pero la cruz no lo está nunca sin Jesús.

·        El madero no os aplastará: si alguna vez vaciláis bajo su peso, su poder os volverá a enderezar.

·        Yo amo la cruz, la cruz sola.

·        ¡Qué dulce es, Padre, el nombre de la cruz! Aquí, a los pies de la cruz de Jesús, las almas se revisten de luz, se inflaman de amor; aquí toman las alas para elevarse a los vuelos más excelsos. También sea siempre cruz para nosotros la cama de nuestro descanso, la escuela de perfección, la amada herencia nuestra. A tal fin, cuidemos de no separar la cruz del amor a Jesús; de otro modo, sería un peso insoportable a nuestra debilidad.

·        La Virgen de los Dolores nos consiga de su santo Hijo la gracia de hacernos penetrar cada vez más en el misterio de la cruz y asociarnos con ella a los padecimientos de Jesús.

·        La más cierta prueba del amor consiste en padecer por lo querido y, después de que el Hijo de Dios padeció por puro amor tanto dolores, no queda ninguna duda que la cruz, llevada para Él, se hace amable por el amor.

·        Apelad a Dios cuando vuestra cruz os martiriza. Así imitareis a su hijo que, en Getsemaní, imploro algún alivio. Pero como Él, estad dispuesto a decir: ¡Fíat!

·        Perseverad hasta la muerte, hasta la muerte con Cristo en la Cruz.

·        El Calvario es el monte de los santos, pero de allí se pasa a otro monte, que se llama Tabor.

·        Gólgota: una cima cuya ascensión nos reserva una visión beatifica de nuestro amado Salvador.

·        Casi todos vienen a mí para que les alivie la Cruz: son muy pocos los que se me acercan para que les enseñe a llevarla.

·        No temas las adversidades, ya que ponen el alma al pie de la cruz, y la cruz nos pone en las puertas del cielo, donde se hallará Él, que triunfa sobre la muerte y te introducirá en el gozo eterno.

·        Para crecer, necesitamos del pan básico: la cruz, la humillación, las pruebas y las negaciones.

·        Andas excesivamente preocupado en la búsqueda del Sumo Bien: verdaderamente lo tienes dentro de ti, y te tiene extendido en la desnuda Cruz, alentándote para que puedas resistir el inaguantable martirio e, incluso, para que ames amargamente el dolor.

·        No te aplaste la Cruz: si su peso te hace tambalear, su potencia te sostiene. El peso te parece intolerable, pero lo sobrellevas porque el Señor, por amor y misericordia, te ayuda con su fuerza.

·        Subamos al Calvario con la Cruz a cuestas. No dudemos. Nuestra ascensión terminará con la visión celeste del dulcísimo Salvador.

·        Mi deseo es que lleguéis a expirar en la Cruz con Jesús, y con Él podáis dulcemente exclamar: «¡Consummatum est!» (Todo está cumplido)

·        La Cruz es la bandera de los elegidos. No nos separemos de ella y cantaremos victoria en toda batalla.

·        Apóyate, como la Virgen, en la Cruz de Cristo, y hallarás alivio.

·        En la vida, cada uno tiene su cruz. Tenemos que conseguir ser el buen ladrón, no el malo.

·        Para llegar a nuestro último fin es preciso seguir al jefe divino, el cual no quiere llevar al alma por ninguna otra senda que no sea la que él recorrió, es decir, la de la abnegación y la cruz.

·        Sí, amad la cuna del Niño, pero amad el Calvario del Dios crucificado entre tinieblas. Apretujaos a Él, estad seguros de que Jesús se halla en vuestros corazones más de cuanto pensáis e imagináis. A esto os exhorto.

·        Cuando notéis que aumenta el peso de la Cruz, insistid en la oración, para que Dios os consuele. Si os comportáis de esa manera no obráis en absoluto contra la voluntad de Dios, sino que acompañáis, para obtener alivio, a su mismo Hijo, que también oró a su Padre en el Huerto.

·        Vivimos en un valle de lágrimas donde cada uno lleva su Cruz. No encontraremos la felicidad aquí en la tierra.

·        Esta vida es breve, mientras que las recompensas que nos esperan en el ejercicio de la cruz son eternas.

·        Mi Purgatorio lo hice en vida sobre la tierra, signado con las llagas de Jesús Crucificado y con el alma continuamente en penosa congoja, semejante a la que padeció Jesús en la Cruz en su dolorosa agonía. He podido vivir tanto, gracias a la asistencia que me proporcionaba el Señor.

 

5.  Sufrimiento

 

·        No es faltar a la paciencia el implorar a Jesús el fin de nuestros sufrimientos cuando exceden nuestras fuerzas: siempre nos quedara el mérito de haber ofrecido nuestros dolores.

·        Quien comienza a amar debe estar dispuesto a sufrir.

·        El Señor me hace ver, como en un espejo, que toda mi vida futura no será más que un martirio.

·        El más hermoso acto de fe brota de nuestros labios en la oscuridad, en la inmolación, en el sufrimiento, en el esfuerzo inflexible  hacia el bien; él rompe como un rayo las tinieblas de tu alma y te lleva a través de la tempestad hasta el Corazón de Dios. 

·        En tus dolores está Jesús, precisamente en el centro de tu corazón. El que ama sufre. El amor no satisfecho del todo es un tormento, aunque un tormento dulcísimo.

·        El sufrimiento, ¿no es acaso signo cierto de que Dios te ama?

·        Padezco, pero no me quejo, porque ésa es la voluntad de Dios.

·        Nada deseo, excepto amar y sufrir.

·        Os consuele saber que las alegrías de la eternidad serán tanto más profundas y más íntimas, cuantos más días de humillación y años infelices contemos en nuestra vida presente.

·        La noche se va haciendo cada vez más profunda; la tempestad, cada vez más áspera; la lucha, cada vez más apremiante, y todo amenaza una inundación de la pobre nave de mi espíritu. Ningún consuelo baja a mi alma. Sólo veo con claridad mi nulidad, de una parte; y de la otra la bondad y el tamaño de Dios. Veo a Dios en mí mismo y, lejos de satisfacer mi afán, mayor deseo siento.

 

·        Beso la mano del que me castiga, sabiendo como sé que, cuando me acongoja, me consuela. Sufro, pero no me quejo, porque sé que así lo quiere Jesús.

·        Estoy contento, más que nunca, de sufrir, y, si no escuchara sino la voz del corazón, le preguntaría a Jesús que me diera todas las tristezas de los hombres; pero  no lo hago, porque temo de ser demasiado egoísta, deseando para mí la parte mejor: el dolor. En el dolor nos parecemos más a Jesús: es Él quien mira, es Él el que viene a limosnear penas y lágrimas... Él necesita de esto para salvar almas.

·        Entre muchos sufrimientos soy feliz, porque me parece sentir mi corazón palpitar con el de Jesús.

·        ¡Oh, peregrino! ¡Te he comprado con el precio de mi sangre!

·        Las tentaciones emanan de lo innoble y de las tinieblas; los sufrimientos, del seno de Dios: las madres vienen de Babilonia, las hijas de Jerusalén. Despreciad las tentaciones, y recibid las vicisitudes con los brazos abiertos.

·        Mis sufrimientos interiores crecen y crecen cada vez más sin el menor descanso. Así lo quiere el Señor, porque así desea ser amado de sus criaturas.

·        Las almas más afligidas son las predilectas del divino Corazón.

·        Caminad con sencillez por los caminos del Señor: no torturéis vuestras almas.

·        Estás en una zarza ardiendo. La llama se agita, el cielo está lleno de nubarrones, el espíritu no ve ni entiende nada: mas Dios habla, presente al alma que escucha, atiende, ama y se estremece.

·        Los mártires no sólo sufrieron, sino que murieron en el dolor y no encontraron a Dios más que en la muerte.

·        Valga para infundiros aliento y consolaros el saber que no estáis solos en el sufrimiento, que todos los discípulos del Nazareno esparcidos por el mundo sufren lo mismo, están también expuestos a las mismas tribulaciones.

·        No creáis que vuestros sufrimientos son afligidos en reparación de culpas cometidas: el Señor sólo os aflige para adornar la diadema de las perlas concedidas.

·        «Sufrir y no morir» era el leit-motiv de Santa Teresa. El Purgatorio es un lugar de delicias, cuando se lo soporta voluntariamente.

·        La causa y el principio de tus sufrimientos es Jesús, que tú has escogido como tu porción; es la salvación de las almas por las cuales tú eres implícitamente inmolada a la justicia de Dios. Debes persuadirte que es así porque sólo Dios puede dar a las almas estos dolores humanamente inexplicables, y sostener al mismo tiempo a las mismas almas afligidas clavadas a la cruz de su Hijo.

·        Debes humillarte ante Dios y no deprimirte si Él te reserva los sufrimientos de su Hijo y quiere hacerte experimentar tu debilidad. Cuando por fragilidad te caes, tienes que elevar hacia Él la oración de la resignación y de la esperanza, y agradecerle los beneficios con los que te enriquece día a día.

·        El corazón bueno es siempre fuerte: sufre, pero disimula sus lágrimas y se consuela sacrificándose por el prójimo y por Dios.

·        El más sublime acto de fe es el que sube a nuestros labios en la noche, en la inmolación, en el dolor, en el esfuerzo inflexible hacia el bien.

·        Muchos sufren, pero pocos saben sufrir bien. El sufrimiento es un don de Dios. Bendito quien sabe sufrir, bendito quien sabe sacarle provecho al sufrimiento.

·        Un día, cuando podamos ver la luz del pleno mediodía, entonces conoceremos qué valor, qué tesoros han sido los sufrimientos terrenos, que nos habrán hecho ganar méritos para la patria que no tendrá fin. De las almas generosas y enamoradas de Dios él espera los heroísmos y la fidelidad en ellos para llegar, después de la subida al Calvario, al Tabor.

·        Sufres, es verdad, pero hazlo resignadamente y no temas, pues Dios está contigo. Tú no lo ofendes, lo amas. Sufres, pero convéncete que también Jesús sufre contigo y por ti.

·        Cuando Jesús quiere darme a conocer que me ama, me hace gustar las llagas, las espinas y las angustias de su pasión... Cuando quiere hacerme gozar, me colma el corazón de aquel espíritu que es puro fuego, me habla de sus delicias... Jesús, varón de dolores, quisiera que todos los cristianos lo imitaran... Mi pobre sufrir no vale nada, pero a pesar de ello le agrada a Jesús, porque en la tierra lo amó mucho.

·        Si me fuera posible, hubiera preferido quedarme en la tierra para sufrir hasta el fin del mundo con el fin de reparar por la gran Majestad de Dios, tan ultrajada, y para poder salvar todavía más almas.

·        Bendita sea la caridad del Señor, que sabe mezclar lo dulce con lo amargo, y transformar en premio eterno las transitorias penas de la vida terrenal.

·        Si Dios te reserva los sufrimientos de Su hijo y quiere hacerte experimentar tu debilidad, humíllate ante Él y no te desanimes. Dirígete a Él, incluso cuando caigas por debilidad, con plegarias de resignación y de esperanza. Agradécele los beneficios con que te enriquece.

·        Es necesario que os familiaricéis con los sufrimientos que Jesús os envíe; debéis vivir siempre con ellos Comportándoos de esta manera, cuando menos lo esperéis, Jesús, que sufre cuando os ve largo tiempo afligidos, os reconfortará e infundirá nuevo valor en vuestro espíritu.

·        ¡Dios mío, Dios mío, perdóname! No te he ofrecido jamás nada y ahora, a poco que sufro, por la nimiedad de mis sufrimientos comparados con los tuyos, me quejo injustamente.

·        Dulce es el Purgatorio, pues en él se sufre por amor a Dios. 

·        Quien empiece a amar a Dios, debe estar dispuesto a sufrir.

·        Ateneos a lo que Él os dice: No hay que creer, doblegando nuestro espíritu. También los mártires creían sufriendo. El Credo más hermoso es el que florece en vuestros labios en los momentos más negros, más sacrificados, más dolorosos.

·        Todas las almas que aman a Jesús deben ir pareciéndose cada vez más al divino y eterno modelo. Por tanto, quien haya elegido tan óptimo modelo, debe sufrir, más o menos, todos los dolores de Cristo.

·        Incluso el destierro es bonito, anhelando el Paraíso.

·        Que mi alma se eleve en los momentos de dolor, sabiendo que, si no hubiera sombra, nunca podría resplandecer el sol.

·        Hace falta mucha oración, un poco de penitencia, mayor unión con Jesús Eucaristía, mayor dedicación al desagravio. Se necesitan víctimas de reparación, almas Hostias, almas puras. El sufrimiento de las almas puras penetra en los Cielos.

·        La vida del cristiano no es más que una lucha continua contra sí mismo. No se consigue la felicidad sino por medio del dolor.

·        La tribulación es señal clarísima de que el alma está unida a Dios: «Con Él estoy en la tribulación».

·        El destino de las almas elegidas es el sufrimiento, condición a la que Dios, autor de todo y de todos los dones que conducen a la salvación, ha fijado para darnos la gloria.

 

6.     Pruebas

 

·        Ofreced vuestras pruebas, vuestras tentaciones, las vejaciones que os atormentan, todo, por la salvación de los pobres pecadores y de los sacerdotes infieles que se dejan llevar por el error. Ellos siempre son muy queridos de mi Corazón.

·        En medio de las tribulaciones que pueden afligiros, poned toda solicitud en nuestro Bien, sabiendo que Él cuida de nosotros más que una madre de sus hijos.

·        Se hace día y el alma se recrea al sol; se hace noche y vienen las tinieblas. Se pierde la memoria. El Señor, para lograr un oscurecimiento total, nos hace olvidar hasta las consolaciones recibidas. ¡Calma! Y convéncete de que estas tinieblas y tentaciones no son un castigo por tu iniquidad: no eres ni un impío ni un obstinado malicioso, sino uno entre los elegidos, probado como el oro al fuego.

·        Por los golpes reiterados de su martillo, el Artista divino talla las piedras que servirán para construir el Edificio Eterno. Esos golpes de cincel son las sombras, los miedos, las tentaciones, las penas, los temores espirituales y también las enfermedades corporales. Dad, pues, gracias al Padre celestial por todo lo que impone a vuestra alma. Abandonaos al Él totalmente. Os trata como trató a Jesús en el Calvario.

·        «Con repetidos golpes de saludable cincel y con diligente limpieza suelo preparar las piedras que tendrán que entrar en la composición del edificio eterno». Estas palabras va repitiéndome Jesús cada vez que  me regala nuevas cruces. Ahora me parece que las palabras de nuestro Dios, que me parecieron muy oscuras, van haciendo luz en mi mente.

·        Cuando un constructor quiere levantar una casa, debe ante todo limpiar y nivelar el terreno; el Padre celestial procede de igual manera con el alma elegida que, desde toda la eternidad, ha sido concebida para el fin que El se propone; por eso tiene que emplear el martillo y el cincel.

·        Anímate también tú con este pensamiento: tus penas, espirituales y físicas, son pruebas que te envía el Señor.

·        Cuanto mayores son las penas, es tanto mayor el amor que Dios os tiene; conocéis el amor de Dios por este signo: por las penas que os manda.  

·        ¡Ánimo! No esperéis llegar al Tabor para Contemplar a Dios. Ya lo veis y contempláis en el Sinaí.

·        Cuanto más dura sea la prueba que Dios envía a sus elegidos, tanto más abundantemente los conforta durante la opresión y los exalta después de la lucha.

·        Desechad toda preocupación excesiva que provenga de las penas con que Dios quiere probaros. Si esto no os fuese posible, alejad la idea y vivid sometidos en todo al querer divino.

·        Acomodaos a las pruebas que Él quiera enviaros, como si debieran ser vuestras compañeras para toda la vida: cuando menos lo esperéis, quizás queden resueltas.

·        Las pruebas a las que Dios os somete y os someterá, todas son signos del amor Divino y perlas para el alma.

·        Ten por cierto que si a Dios un alma le es grata, más la pondrá a prueba. Por tanto, ¡coraje! Y adelante siempre.

·        Acaricia y besa dulcemente la mano de Dios que te castiga: es siempre la mano de un Padre que te pega porque te quiere.

·        Para consolar al afligido, no hay nada como recordarle el bien que todavía puede realizar.

·        Pido continua y ardientemente al cielo mil bendiciones para ti y para nuestros hermanos, y, sobre todo, para que seas humilde y manso de corazón, y para que aproveches de las pruebas a que piadosamente te somete el Señor, recibiéndolas amorosamente por amor a quien por el nuestro toleró tantísimas.

·        Cuando os sobrevenga alguna prueba, física o moral, el mejor remedio es pensar en Aquél que es nuestra vida. Jamás pensar en la prueba sin pensar contemporáneamente en el Otro.

·        El grano de trigo no da fruto si no sufre, descomponiéndose: así las almas necesitan la prueba del dolor para quedar purificadas.

·        El Señor, por su piedad, añade a otras pruebas la de los miedos y temores espirituales, hechos de desolación y tinieblas, pero dichas tinieblas son luz en el cielo de nuestras almas.

·        Las pruebas que os envía y os enviará el Señor son signos palpables del aprecio divino y joyas del alma. Pasará, hijos míos, el invierno y llegará una interminable primavera cuyas bellezas superarán en mucho las duras tempestades.

 

7. Tentaciones

 

·        Si logras vencer la tentación, es como si lavaras tu ropa sucia.

·        No, hijo mío, deja que el viento sople, y no creas que el ruido de las hojas es el tronar de las armas.

·        Si teméis por el arreciar de la tempestad, gritad con S. Pedro: «¡Señor, sálvame!» Os dará su mano: acogeos a ella con fuerza y caminad alegremente.

·        Alguien preguntó un día al Padre: “¿Cómo podemos distinguir la tentación del pecado?” Sonrió el Padre, y contestó con otra pregunta: “¿Cómo distinguir a un asno de un ser razonable?” ”En que el asno se deja guiar, mientras que el ser razonable tiene las riendas” “Muy bien”, asintió el Capuchino. “Pero, entonces ¾insistió el otro ¾, ¿por qué la tentación, una vez pasada, deja una sensación de sufrimiento?” A lo que el Padre contestó: “Usted ha sentido alguna vez los efectos de un temblor de tierra, ¿no es así? Pasado el temblor, todo queda trastornado, y usted también 

·        Las tentaciones contra la fe y la pureza son cosas puestas por Satanás: no le temas, desprécialo. Mientras él aúlle no se apoderó de tu voluntad.

·        Las tentaciones, los desalientos, las inquietudes, son mercancía del enemigo.

·        Tus tentaciones provienen del demonio, del infierno; tus penas y aflicciones, de Dios, del Paraíso.

·        Desdeña las tentaciones y abraza las tribulaciones.

·        Aborreced las tentaciones y no os entretengáis en ellas.

·        Si llegáramos a saber los méritos que obtenemos por las tentaciones sufridas con paciencia y vencidas, casi exclamaríamos: ¡Señor, envíanos tentaciones!

·        Os suplico, hijos míos, por el amor de Dios: en vez de temer al Señor, pues Él no desea haceros mal alguno, amadlo sobremanera, pues Él os desea todo bien. Caminad con alegre seguridad y no consideréis vuestros males como crueles tentaciones. ¿Qué más puedo yo hacer para frenar vuestras angustias? Inútil es toda vuestra preocupación para sanarlas, al contrario, las fomentáis más todavía. No os esforcéis en vencerlas. Este esfuerzo las fortifica. Rechazadlas y no os entretengáis en ellas.

·        Pensar que es imposible amar sinceramente al Señor, después de haberlo ofendido, es una insinuación del maligno.

·        El simple hecho de sufrir la tentación de pensamientos impuros, no es pecado. Rechazándolos se practica la virtud.

·        Es Dios mismo quien advierte que la tentación es una prueba de que el alma se está uniendo con Dios: «Hijo, si te aprestas a servir a Dios, prepara tu alma para la tribulación».

·        Dios permite, para el bien de su servidor, horribles tentaciones en contra de la fe, hasta el punto en que el alma parece ya no creer.

 

8.               Pecado

 

·        El demonio no tiene más que una puerta para entrar en nuestra alma: la voluntad. No existen entradas secretas. Ningún pecado es pecado sin nuestro consentimiento. Cuando falta la participación del libre albedrío, no hay pecado sino debilidad humana

·        En general la gente es más buena que mala. Todos creen estar haciendo un bien con lo que hacen. Algunos se equivocan, pero no es maldad, es error. Es cierto que a veces se ponen serios y hasta peligrosos, pero si les llegas por el lado bueno, te devuelven lo bueno de ellos; si le llegas por el lado malo, te devuelven lo malo.

·        Los castigos se los procura el hombre con sus actos de rebelión contra el Dios Altísimo. El hombre, abandonado a sí mismo por parte de Dios, se encamina hacia el abismo de toda clase de perdición.

·        El miedo es peor que el mal mismo.

·        Si obras bien, alaba y dale gracias al Señor por ello; si te acaece obrar mal, humíllate, sonrójate ante Dios de tu infidelidad, pero sin desanimarte: pide perdón, haz propósito, vuelve al buen camino y tira derecho con mayor vigilancia. Ya sé muy bien que no quieres obrar mal dándote cuenta, y las faltas que cometes inadvertidamente sólo deben servirte para adquirir humildad.

·        No ofendemos a Dios más que cuando, conociendo la maldad de una acción, la realizamos con deliberada y plena voluntad.

·        Es tiempo de gran corrupción en el mundo, pero es también tiempo de gran Misericordia por parte de Dios, que sigue esperando que sean utilizados sus méritos infinitos.

·        Caminad con sencillez por el sendero del Señor y no atormentéis vuestro espíritu.

·        Aprended a odiar vuestros defectos, pero siempre con serenidad.

·        Si Dios permite que tropieces con alguna debilidad, no es para abandonarte, es sólo para reafirmar tu humildad y hacerte más atento para el futuro.

·        No hay culpa sino en lo que el alma quiere, o bien, no habiéndolo querido, lo aprueba o no se esfuerza por alejarlo de sí.

·        Acaba de una vez con estas inútiles aprensiones. Acuérdate de que no es el sentimiento lo que constituye la culpa, sino tu consentimiento. Sólo la voluntad libre es capaz de bien o de mal. Cuando la voluntad gime bajo la opresión del tentador, pero no se doblega a sus sugerencias, no sólo no hay culpa, sino que hay virtud.

·        En el disco del gramófono quedan impresas las ondas sonoras con cantos delicados o groseros y con palabras santas o indecentes... Del mismo modo quedan escritos en el libro de la vida los buenos pensamientos o los malos, las conversaciones morales o las inmorales, las obras buenas o las perversas. ¡De ti depende escribir sólo el bien!

·        Sabes que el alma vale más que el cuerpo. ¿Por qué tanta solicitud por el mísero cuerpo y tanta negligencia con el alma? ¡Aprende a ser más sabio!

·        Quien se apega a la tierra, a ella permanece pegado. Debemos arrancarnos de ella por la fuerza. Mejor es despegarse poco a poco que de un tirón. Anhelemos constantemente el cielo.

·        Caminad sencillamente por la senda del Señor, no os torturéis el espíritu. Debéis detestar vuestros pecados, pero con una serena seguridad, no con una punzante inquietud.

·        Un pecador que le dijo: «¡Padre, he pecado tanto!», escuchó ésta contestación del Padre Pío:  «Hijo mío, le has costado muy caro a Dios, para que te abandone».

·        Recuerda: está más cerca de Dios el pecador que se avergüenza de sus malas acciones, que el justo que se sonroja por hacer el bien.

·        No son las personas las malas, sino los viejos sistemas que usan para organizarse. La gente ha evolucionado, los sistemas han quedado atrasados. Malos sistemas hacen sufrir a las personas, las van volviendo infelices, y, al final, las llevan a cometer errores. Pero un buen sistema de organización mundial es capaz de transformar a los malos en buenos 

·        Aunque hayas cometido todos los pecados del mundo, Jesús te repite: se te perdonarán muchos pecados, porque has amado mucho.

·        ¡La esperanza en su inagotable misericordia nos sostenga en la conjura de pasiones y adversidades! Acerquémonos confiados al tribunal de la penitencia donde Él, como Padre, nos espera siempre. Consciente de nuestra insolvencia, no dudemos del perdón que solemnemente se nos otorga. Pongamos sobre nuestros pecados una lápida, cono la ha puesto el Señor.

·        Con nuestras miserias, nos encontramos con Él como deudores ante su acreedor. Con misericordia infinita rasgó, rompió letras firmadas con nuestro pecado, que no hubiéramos podido pagar jamás sin el socorro de su clemencia divina. Volver a acusar aquellas faltas, quererlas recordar, para obtener de nuevo el perdón, solamente por la duda de si las habrá perdonado real y totalmente, ¿no es acaso dudar de la bondad divina, manifestada tan plenamente por Cristo, rompiendo todo documento de nuestra deuda, contraída pecando?

·        En el mundo sólo se piensa en gozar, y se peca mucho. ¡Hay amenazas por parte de Dios que se van a cumplir inexorablemente! Toda la Corte celestial adora a la Omnipotencia Divina y le suplica que se aplaque. ¡Por eso mismo, rogad todos y ofreced sacrificios!

·        Es la pérdida del tiempo pasado inútilmente en el pecado, lo que gradualmente arrastra al infierno. Este es el primer problema: evitar la pérdida del tiempo.

·        La charlatanería nunca está limpia de pecado.

·        Si esto os conforta, recordad las ofensas hechas a la justicia, a la sabiduría, a la infinita misericordia de Dios, pero sólo para llorarlas con arrepentimiento y amor. Después, con fe sencilla, con el mismo amor ardiente con que Él cerca y persigue nuestras almas, humillemos a sus pies nuestra frente impura.

·        Despertemos, pues la dejadez lo destruye todo… realmente destruye todo.

·        Es menester distinguir entre el temor de Dios y el miedo de Judas: el demasiado miedo nos hace obrar sin amor; la demasiada confianza nos impide observar con inteligente atención aquel peligro que debemos vencer. Ambos deben ayudarse uno a otro como dos hermanos.

·        La casta Susana, invitada a pecar, al pensamiento de «¡Dios me ve!», pronunció su “no” rotundo. Los tentadores, burlados, inventaron una calumnia y la condenaron a muerte.

·        El amor propio es hijo de la soberbia y más malicioso que su madre.

 

9.           Perdón  

 

Perdonad y os será perdonado, de otro modo la balanza se precipitará al suelo y os encontraréis mal frente al Divino Juez.  

·        Recuerda que Dios puede rechazar todo lo que proviene de nuestro ser contaminado, pero no puede rechazar (sin rechazarse a Sí mismo, lo que sería una monstruosidad) el deseo sincero de quien quiere amarlo y abjura, por tanto, del mal.

·        Los grandes corazones ignoran los agravios mezquinos.

·        La misericordia del Señor, hijo mío, supera infinitamente tu malicia.

·        San Pedro, Apóstol del Señor, de quien recibió la potestad sobre los doce Apóstoles, ¿no negó a su Maestro?; ¿no se arrepintió y amó al Salvador y la Iglesia lo venera como santo?

·        La divina solicitud no sólo no rechaza a las almas arrepentidas, sino que sale en busca de la más empedernida.

·        Un hombre pidió al Padre Pío que curase a su madre, le mostró su retrato y le dijo: «Padre, si yo lo merezco, bendígala». «¿Ma che mérito?» ¾ respondió¾: «en este mundo, ninguno de nosotros merecemos nada. Es el Señor, en su infinita bondad quien es tan amable como para colmarnos de sus dones, porque todo lo perdona».

·        A un penitente que había vivido en el vicio, y que le preguntaba si, cambiando de vida, alcanzaría el perdón y moriría en la fe, le contestó: «Las puertas del Paraíso están abiertas a toda criatura. Acuérdate de María Magdalena».

·        Hay gozos paradisíacos que se descubren siempre de nuevo, y uno queda siempre extasiado… Pero no hay para todos la misma gloria: el alma que ha amado más, que ha sufrido más y que se mantuvo en la verdadera pureza, esa alma es capaz de saborear mucho mejor el misterio incomparable de la Celestial Jerusalén.

 

10.          Gracia

 

·        La vida no consiste en placeres: es lucha contra las pasiones, contra Satanás y las máximas perversas del mundo. Para vencer se necesita la gracia de Dios, que se obtiene con la oración y los Sacramentos. Fruto de la vida cristiana es la paz del corazón, la resignación en el dolor y la gloria en el Paraíso.

·        Toda gracia produce luz, mejor dicho, es luz y, por consiguiente, cuanto más elevada es una gracia, tanto más sublime es su luz, la cual tiende directamente a transformar el alma en una sola cosa con Dios. Cuando esto sucede, la luz que trae consigo es tan altísima que, penetrando el alma de modo trabajoso y desolador, la coloca en extrema aflicción y angustia interior de muerte. Y esto proviene de que esta gracia que produce luz tan sublime encuentra al principio el alma indispuesta para la unión mística y la penetra en forma purgativa y, por consiguiente, en lugar de iluminarla la obscurece; en lugar de consolarla la hiere, llenándola de grandes sufrimientos en el apetito sensitivo y de graves angustias y sufrimientos espantosos en sus potencias espirituales. Y así, cuando dicha luz, con estos medios, ha purgado el alma, la penetra entonces de forma iluminativa y la hace ver y la lleva a la unión perfecta con Dios.

·        ¿Somos capaces de un solo deseo santo sin la gracia? No, ciertamente. Nos lo enseña la fe.

·        Sin la lluvia que cae del cielo, la tierra no produce más que cardos y espinas.

·        Dejad plena libertad a la gracia que actúa en vosotros y tened cuidado para no turbaros jamás por cualquier cosa adversa que pueda sobreveniros, conscientes de que todo esto es un obstáculo al divino Espíritu.

·        Sé dócil a los impulsos de la gracia, siguiendo sus inspiraciones.

·        Muertos son los que viven alejados de Dios, sin vivir la verdadera vida, esto es, la gracia divina.

·        En cierto modo, Jesús debe servirse de algún alma para demostrar al mundo su existencia y su omnipotencia. A muchas almas ha dado el Señor abundantes gracias, pero después se las retiró porque Él quiere ser correspondido. La semilla debe germinar, el terreno debe ser fértil. Solamente se necesita acoger a Dios que llama a la puerta y, si no se le abre generosamente para recibir su visita, pasa de largo, no se detiene a hospedarse. Exige cierta disposición. El resto lo hace Él, y sabe hacerlo bien.

·        Os suplico en nombre de Cristo, que no os dejéis ganar por la tibieza para el bien, y que os atengáis a mis sugestiones: por amor de Dios, no dejéis inactivas las Gracias, derramadas en abundancia sobre vosotros por los sacramentos. Adelantad en la caridad, dilatad vuestros corazones, llenos de confianza en el Espíritu Santo.

·        No escuchéis lo que os dice vuestra imaginación. Por ejemplo, que la vida que lleváis es incapaz de guiaros al bien. La gracia de Jesús vela y os hará obrar para ese bien. Estad seguros que cuanto más ama a Dios un alma, menos le siente. La cosa parece extraña e imposible, si se la considera desde el punto de la criatura caída, pero en el reino del amor todo es diferente.

 

11.          La oración

 

·        Quien no medita me recuerda al hombre que no echa una mirada al espejo antes de salir y, poco cuidadoso de su aspecto, aparece en público desaliñado, sin darse cuenta

·        Resígnate y no temas ante la noche que cae; mientras tanto, haz lo que dice David: elevad en la noche vuestras manos hacia el santuario y bendecid al Señor. Sí, bendigamos de todo corazón al Señor, bendigámoslo sin cesar y pidámosle que sea nuestro guía, nuestra nave, nuestro puerto.

·        El alma que busca y desea la visita de Dios, tiene que apartarse del bullicio del mundo.

·        Os equivocáis al querer medir el amor del alma a su creador por la dulzura sensible que experimenta al amar a Dios. Ese amor es propio de las almas que se encuentran todavía en la simplicidad de la infancia espiritual. El amor, en cambio, de las almas que ya han superado esta infancia espiritual es el de amar sin sentir gusto ni dulzura en lo que se llama alma sensitiva.

·        ¡Reavivad vuestra Fe!: ¡orando, os salvaréis!

·        El que medita, dirige sus pensamientos a Dios, espejo de su alma; trata de conocer sus defectos; hace lo posible por corregirlos; frena sus impulsos, y ordena su conciencia.

·        Pediréis a Dios todas aquellas gracias y aquellos auxilios de que tenéis necesidad; encomendaréis al Señor a todos los hombres, en general o en particular; rogaréis por el establecimiento del reino de Dios, por la propagación de la fe, por la exaltación y el triunfo de nuestra santa madre la Iglesia; por los vivos, por los muertos, por los infieles y por los herejes y por la conversión de los pecadores.

·        La meditación no es un medio para elevarse hacia Dios, sino un fin. Tiende a amar a Dios y al prójimo. Amad a Dios con toda vuestra alma y sin reservas.

·        Por favor os lo pido, no estropeéis la obra de Dios en vosotros. Cuando notéis que vuestra alma siente deseos irresistibles de contemplar a Dios, en Sí mismo o en sus atributos, dadle libertad, y no pretendáis ascender hasta Él con razonamientos y más razonamientos, primera parte de la meditación; antes bien, procurad acceder afectivamente a Dios, segunda parte de la meditación y, osaría decir, la definitiva. La primera parte os sirva para la segunda, pero, cuando el buen Dios os sitúa ya en la segunda, no queráis retroceder: lo estropearíais todo.

·        Determinad cuánto durará la meditación y no capituléis antes de tiempo, incluso a costa de grandes sacrificios.

·        Todas las oraciones son buenas, siempre que vayan acompañadas por la recta intención y la buena voluntad.

·        Acordaos, hijos míos, que soy tan enemigo de los deseos inútiles como de los deseos peligrosos y malos, pues, aunque sea bueno lo que se desea, nuestros anhelos son siempre defectuosos, especialmente si están animados de excesiva solicitud, pues Dios no nos exige este género de bienes, sino otros en los que quiere que nos ejercitemos. Si Él quiere hablarnos, como a Moisés, entre espinas, desde la zarza, entre nubes y relámpagos, no nos obstinemos en desear que Dios nos hable entre suaves y frescas brisas, como habló a Elías.

·        El que ora se salva; el que no ora, se condena.

·        Se ha perdido la ruta por no querer emplear un poquito de tiempo con Dios. El orar os provoca fastidio. Estáis muy apegados al mundo y ya no sentís necesidad de Dios. Lo imaginas lejos de vosotros, y por eso lo mantenéis arrinconado como si no existiese. Halláis solamente tiempo para vuestro mortal entretenimiento, el televisor, ofuscando siempre más y más vuestras mentes, contagiadas con tantas revueltas malsanas y pecaminosas.

·        Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración... La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús no solo con tus labios, sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón.

·        Toda oración es buena cuando es sincera y continua.

·        El don sagrado de la oración está a la derecha del Verbo, nuestro Salvador. En la medida en que vaciéis vuestro “yo” de sí mismo, es decir, del apego a los sentidos y a vuestra propia voluntad, echando raíces en la santa humildad, el Señor hablará a vuestro corazón.

·        No se consigue la salud espiritual sino con la oración; no se gana la batalla sino con la oración.

·        Sólo deseo ser un pobre monje que reza.

·        Si vuestro espíritu no se concentra, vuestro corazón está vacío de amor. Cuando se busca sea lo que sea con avidez y prisa, puede uno tocar cientos de veces el objeto sin ni siquiera darse cuenta. La ansiedad vana e inútil os fatigará espiritualmente, y vuestro espíritu no podrá dominar su sujeto. Hay que liberarse de toda ansiedad, porque ella es la peor enemiga de la devoción sincera y autentica. Y esto principalmente cuando se ora. Recordad que la gracia y el gusto de la oración no provienen de la tierra, sino del cielo, y que es en vano utilizar una fuerza que sólo podría perjudicaros.

·        Esforzaos por orar, pero con la humildad y la sinceridad; abrid vuestro corazón cara a los cielos, para que descienda sobre  él el rocío benéfico.

·        En los libros se busca a Dios, en la oración se lo encuentra

·        Las gracias y los gozos de la oración no son aguas de la tierra, sino del cielo. Todos nuestros esfuerzos no son suficientes para hacerlas caer, pero es igualmente necesario preparamos con la mayor diligencia, serena y humildemente. Hay que tener el corazón constantemente abierto en espera del rocío celestial. No olvides este consejo en la oración, pues te acercará a Dios y te ayudará a mantenerte en su presencia.

·        Cuando os distraigáis en la oración, no aumentéis la distracción entreteniéndoos en averiguar el porqué y el cómo. Haced como el caminante extraviado que, apenas se da cuenta de haberse equivocado de camino, inmediatamente busca el justo. Así vosotros, continuad vuestra oración sin entreteneros en las distracciones.

·        Practicad con perseverancia la meditación a pequeños pasos, hasta que tengáis piernas fuertes, o más bien alas. Tal como el huevo puesto en la colmena se transforma, a su debido tiempo, en una abeja, industriosa obrera de la miel.

·        Las plegarias de los Santos en el Cielo y de los justos en la tierra, son cual perfume de duración eterna.

·        La oración debe ser insistente, pues la insistencia denota fe.

·        Hay que progresar, jamás retroceder en la vida espiritual. Si no, nos acaece como a la nave que, en vez de adelantar, se para. El viento se encargará de hacerla retroceder.

·        La oración es nuestra mejor arma. Es la llave que abre el corazón de Dios.

·        Nuestro Señor, en cuanto considera nuestra alma lo bastante viril, lo bastante entregada a su servicio, se apresura a quitarles las dulzuras de antaño. Llega hasta a quitarle la facultad de meditar: es el abismo en las tinieblas y la aridez. Esta mudanza aterra: ¡Qué gran delito habrá cometido el alma, para atraer sobre sí tal desdicha! Escudriña su conciencia, pasa por tamiz sus más insignificantes actos, y al no descubrir nada que justifique su infortunio, saca en conclusión que ha sido abandonada.

            ¡Qué error! Lo que el alma toma por abandono es un favor insigne. Es la transición de lo inteligible a lo contemplativo, a la que uno no llega sino purificado.

·        Cuando la zarza arde, en su derredor se forma una aureola. El espíritu, desconcertado, teme no ver, no comprende absolutamente nada. Es entonces cuando se presenta Dios y habla al alma que oye, entiende, ama y tiembla... 

·        Amad al prójimo como a vosotros mismos, y habréis conseguido el fin principal de la oración.

·        ¿No son muchos los cortesanos que van y vienen continuamente ante el Rey, no para hablarle o escucharle, sino simplemente para que los vea y los reconozca como sus verdaderos servidores? Esta manera de estar en la presencia de Dios, sólo para manifestarle, con nuestra asiduidad, que somos Sus siervos, es santísima, excelentísima, purísima y de extraordinaria perfección.

·        Si puedes hablar al Señor, háblale, alábalo, escúchalo; si, por sentirte principiante en los caminos del espíritu, no te atreves a hablarle, no te disgustes, entreténte, a guisa de cortesano, en la cámara regia, y reveréncialo. Él, viéndote, agradecerá tu presencia, tu silencio, y otra vez te consolará, tomará tu mano, saldrá contigo a paseo por su jardín de oración.

En el caso de que esto no acaeciese jamás, cosa imposible, pues el corazón de Padre tan amoroso no será capaz de dejar a su criatura en perpetua vacilación, conténtate. Nuestro deber, considerando el honor y la gracia que nos hace tolerándonos en su presencia, es seguirlo. De esta manera no te angustiarás por hablarle, pues, solamente el estar a Su lado, es ya una gracia, aunque no satisfaga plenamente nuestros anhelos. Cuando, por tanto, te encuentres ante Dios en la oración, considera tu verdad, háblale si puedes, y si no, quédate allí, hazte ver y no te angusties.

·        Limpia tu corazón de toda pasión terrenal. ¡Humíllate en el polvo y reza! Así encontrarás con certeza a Dios, que te dará serenidad y paz en esta vida y eterna beatitud en la otra.

·        Aunque no logréis hacer una meditación perfecta, no desistáis por ello. Si las distracciones se multiplican, no os desaniméis. Ejercitaos en la paciencia, os enriquecéis lo mismo.

 

12.           Amor

 

·        Antes no existía; dentro de cien años, ¿dónde estaré?... ¡O en el Paraíso o en el Infierno! Tu vida ¿qué finalidad tiene?... Dar al Creador pruebas de amor mediante la observancia de su ley.

·        Debemos, ciertamente, amar la soledad, pero amemos al prójimo.

·        A nosotros, miserables y desventurados mortales, el amor en su plenitud sólo se nos concederá en la otra vida.

·        Es necesario amar, amar, amar y nada más.

·        Cuanto un alma ama más a Dios, tanto menos lo siente.

·        El amor lo olvida todo, lo perdona todo, lo da todo sin reservarse nada.

·        Quien ama, sufre. El amor no satisfecho es un tormento, pero un tormento dulcísimo.

·        El deseo de amar es amor. ¿Quién ha puesto en vuestros corazones este deseo de amar al señor? ¿Acaso nosotros somos suficientes para formar un solo deseo santo sin la gracia?

·        El signo cierto para saber si las almas aman de verdad a Dios es el saber si están siempre prontas para la observancia de la ley santa de Dios.

·        Nuestro Señor te ama, y con ternura; y, si no te hace sentir la dulcedumbre de su amor, es para hacerte más humilde y vil a tus ojos.

·        ¿No se nos ha mandado amar a Dios según nuestras fuerzas? Ahora bien, si habéis dado y consagrado todo a Dios, ¿por qué teméis?

·        Dios nos manda amarlo no cuanto y como él merece, porque sabe hasta donde llega nuestra capacidad, sino según nuestras fuerzas, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, con todo nuestro cuerpo.

·        Decid a Jesús que haga Él mismo lo que no podéis hacer. Decid a Jesús, como solía decir San Agustín: “¡Oh, Jesús! ¿Quieres de mí mayor amor? ¡Dame más amor, y yo te lo ofreceré!

·        Nuestro anhelo: amar a Dios. Contento Él, todos felices.

·        Si un alma no tuviera más que anhelos de amar a Dios, podría estar satisfecha, pues Dios está donde se le desea, donde se le anhela.

·        No lo olvidéis: el eje de la perfección es el amor. Quien está centrado en el amor, vive en Dios, Porque Dios es Amor, como lo dice el Apóstol.

·        Tengamos siempre encendida en nuestro corazón la llama de la caridad.

·        Todo lo podría resumir así: me siento devorado por el amor a Dios y el amor por el prójimo. Dios está siempre presente en mi mente, y lo llevo impreso en mi corazón. Nunca lo pierdo de vista: me toca admirar su belleza, sus sonrisas y sus emociones, su misericordia, su venganza o, más bien, el rigor de su justicia

·        Pecar contra la caridad es como destrozar la pupila de Dios. ¿Qué hay más delicado que la pupila del ojo? El pecado contra la caridad equivale a un crimen contra natura.

·        La caridad es la vara con el que Nuestro Señor mide todas las cosas.

·        La caridad es la reina de las virtudes. Como el hilo entrelaza las perlas, así la caridad a las otras virtudes; cuando se rompe el hilo caen las perlas. Por eso cuando falta la caridad, las virtudes se pierden. La caridad es la medida con la que el Señor nos juzgará a todos.

·        Procurad siempre avanzar cada vez más en el camino de la Perfección y abundad siempre más en la caridad.

·        Las cosas humanas necesitan ser conocidas para ser amadas; las divinas necesitan ser amadas para ser conocidas.

 

·        La caridad es la medida con la que el Señor nos juzgará a todos. 

·        Tengamos siempre encendida en nuestro corazón la llama de la caridad.

·        Amo a mis hijos espirituales tanto como a mi alma, y aun más.

 

·        Al final de los tiempos me pondré en la puerta del paraíso, y no entraré hasta que no haya entrado el último de mis hijos.

 

·        El que carece de amor hiere a Dios en lo más delicado de su Ser.

 

·        El amor que no se basa en la verdad y la justicia, no es amor.

 

·        Todas las desgracias son hijas de la culpa. El hombre traicionó a Dios... pero la misericordia de Dios es grande... Un solo acto de amor a Dios tiene tanto valor ante Sus ojos, que de muy buena gana lo recompensaría con el don de la creación.

 

·        El amor no es más que una chispa de Dios en los hombres, la esencia misma de Dios personificada en el Espíritu Santo; nosotros, pobres mortales, deberíamos entregarnos a Dios con toda la capacidad de nuestro amor.

 

·        Nuestro amor, para ser digno de Dios, tendría que ser infinito, pero sólo Dios es infinito... No obstante, tenemos que amar con todas nuestras energías; así, un día, el Señor podrá decirnos: “Tuve sed y me diste de beber; hambre y me diste de comer, sufría y  me consolaste...”

 

·        Dios puede rechazar absolutamente todo de una criatura concebida en pecado y marcada con la huella imborrable de la herencia de Adán, pero nunca rechazará el deseo sincero de amarlo.

 

·        Tratad de progresar constantemente en la caridad. Ensanchad vuestro corazón confiadamente ante los carismas divinos que el Espíritu Santo quiera volcar en él.

 

·        Si queremos cosechar, no es tan necesario sembrar mucho como sembrar en tierra buena y, cuando esta semilla crezca y sea planta, debemos tener cuidado para que no la sofoque la cizaña.

 

·        ¿Es que no has amado desde hace tiempo al Señor? ¿Es que no lo amas todavía? ¿Es que no deseas amarlo eternamente?

 

·        Estad tranquilos, pues el amor habita en vuestros corazones. Si anheláis todavía más amor, hasta llegar a poseer el amor perfecto, esto significa que no podemos pararnos en el camino del amor y de la perfección. Bien sabéis que el amor perfecto lo tendréis poseyendo el Objeto de este amor; ¿a qué, entonces, tantas preocupaciones y desalientos inútiles? Llenos de confianza, suspirad confiadamente y no temáis.

 

·        El amor y el temor tienen que ir juntos. Son inseparables: el temor sin amor degenera en violencia; el amor sin temor, en presunción. El amor sin temor corre como caballo desbocado. No sabe a dónde se dirige.

 

·        Quiera Dios conservaros siempre en su santo amor y haceros ascender a la más alta cima de la perfección cristiana.

 

·        Yo, por la gracia de Dios, he cumplido mi jornada y creo haber cumplido con mi deber en dar al Amor todo lo que Él, por amor, me ha dado a mí a lo largo de su Calvario.

 

·        ¡Si supiéramos cómo resulta cien veces centuplicado por Dios todo acto, aún el más mínimo, hecho por su amor!

 

·        En sustancia, el amor de Dios es una ofrenda de nuestra voluntad a Dios, quien la coloca por encima de todo, en razón de su bondad infinita

   

 

 

   

 

 

Oraciones al Padre Pío

 

Grupos de Oración del Padre Pío

 

Conferencias del autor

 

Testimonios y milagros

 

Enlaces